Hormigón o Acero: Cuestiones de Seguridad

Las herramientas en cantería: la maza y el cincel
8 noviembre, 2017
Tipos y uso del cincel en cantería
24 noviembre, 2017
Mostrar todo
Tornillo para hormigón y acero

Antes de la ingeniería moderna y la capacidad de manipular el hormigón y el acero, el mundo de la arquitectura consistía en madera, adobe, paja y viviendas en cuevas. Hemos recorrido un largo camino. Las ciudades de hoy muestran cielos marcados por edificios altos y austeros. Incluso los guías turísticos de arquitectura experimentan dolores ocasionales en el cuello por la necesidad de alzar la vista hasta puntos nunca vistos anteriormente. Entonces, ¿qué material reina en el mundo del desarrollo actual de la construcción: hormigón o acero? Ambos proporcionan numerosos beneficios. Entre ellos la seguridad en las edificaciones. En cuanto a si uno es más seguro que otro, vamos a intentar sacar algunas conclusiones basándonos en un caso concreto: el desplome de las Torres Gemelas en Nueva York por el atentado del 11-S.

Aspectos de seguridad en el uso de hormigón y acero

Hormigón: El anuncio del desarrollador de la nueva edificación que se alza sobre la Zona Cero de Nueva York, Larry Silverstein, sobre las medidas de seguridad en el nuevo edificio del World Trade Center (WTC) refleja lo que la industria del hormigón ha estado diciendo durante años: el hormigón es más seguro.
El núcleo del edificio (donde se ubican los ascensores, las escaleras y los sistemas de energía) está encajonado en hormigón de 2 pies de espesor para protección en caso de un incendio o ataque terrorista. «El hormigón armado moldeado in situ ofrece una excelente resistencia a la explosión y / o al impacto. Además, puede soportar temperaturas muy altas por fuego durante mucho tiempo sin pérdida de integridad estructural «, afirma Alfred G. Gerosa, presidente de Concrete Alliance Inc., en la ciudad de Nueva York.

El hormigón no requiere tratamientos ignífugos adicionales para cumplir con los estrictos códigos de incendios, y funciona bien durante los desastres naturales y los provocados por el hombre. Debido a la pesadez, la masa y la resistencia inherentes al hormigón, los edificios construidos con hormigón armado moldeado in situ pueden resistir vientos de más de 200 millas por hora y funcionan bien incluso bajo el impacto de cualquier elemento.

Con el diseño, la ingeniería y la construcción adecuados, las estructuras aparentemente rígidas construidas con hormigón pueden exhibir una mayor ductilidad, una necesidad en áreas propensas a la actividad sísmica. Sin embargo, de acuerdo con los estudios de diferentes asociaciones el rendimiento de cualquier edificio durante un terremoto es en gran medida debido al diseño en lugar del material utilizado en la construcción.

Acero: Si bien los últimos informes emitidos por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología culpan a la reducida integridad estructural del acero por el colapso de las torres del WTC, los importantes incendios que se provocaron fueron los culpables. Los expertos reconocen que el acero puede ablandarse y derretirse con la exposición a temperaturas extremadamente altas. Sin embargo, con la adición de protección contra incendios pasiva, como la ignifugación a pistola, los edificios construidos con acero estructural pueden soportar temperaturas más altas y, por lo tanto, brindan una seguridad adicional.

No debemos basar nuestras opiniones sobre el desempeño del acero en los eventos del 11 de septiembre. En el artículo de Modern Steel Construction de octubre de 2003, «Diseño resistente a explosiones con acero estructural», los autores Anatol Longinow y Farid Alfawakhiri recuerdan el ataque del WTC de 1993. El artículo indica que la redundancia inherente de los marcos de acero evitó el colapso de la estructura. «Estamos viendo muchas estructuras construidas teniendo en cuenta el colapso progresivo de las condiciones de explosión que están diseñadas de manera muy efectiva y muy económica en acero», explica John P. Cross, vicepresidente del Instituto Estadounidense de Construcción de Acero de Chicago y que realizó diferentes estudios acerca de la respuesta de los materiales en diferentes derrumbes destacados .

La resistencia y ductilidad del acero, combinadas con una sólida ingeniería y diseño, lo convierten en una opción segura en zonas sísmicas. «El armazón de acero funciona muy bien bajo altas cargas [de viento] porque es dúctil, lo que significa que tiene la capacidad de doblarse sin romperse y puede absorber ese tipo de energía», apunta Larry Williams, presidente de una de las compañías de acero más importantes del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies